(Con Fotos) Asilo donde murieron 8 ancianas era un trampa de alto riesgo

CNIoPpTW8AEmL66

24/08/2015

INCENDIO EN GERIÁTRICO | LA CASTELLANA | SUCESOS |

El geriátrico Chivacoa, en la urbanización La Castellana del municipio Chacao, fue escogido por algunos clientes como residencia de reposo para que pasaran sus últimos días los ancianos separados de la familia. Pero la noche del domingo 23 de agosto, ocho abuelas internadas en esta antigua quinta de la calle Mohedano, encontraron allí la muerte en un incendio que se desató en la lavandería. La tragedia no fue todavía peor gracias a los vecinos del lugar y  a un grupo de guardias nacionales. Los bomberos tardaron al menos 20 minutos en llegar, según testigos. Cinco “viejitas” murieron por asfixia y otras tres calcinadas, dijeron fuentes de la Guardia Nacional. A no ser por los vecinos, y por los soldados que pasaban por el lugar, tal vez hubieran muerto todos, dijeron testigos.

IMG_20150823_211408

Foto: Omar Lugo

La casa no contaba con las condiciones para albergar un ancianato. Los primeros testimonios indican que no existían medidas de seguridad y había poco personal para atender a los abuelos. Era un geriátrico privado, pero el Seguro Social ayudaba con el pago de algunas mensualidades. Según testigos y familiares de los internos, sólo dos enfermeros estaban a cargo de los 41 residentes del lugar. Todos estaban encerrados bajo llave, los extintores no funcionaban, no había irrigadores en el techo, ni puertas de emergencias o rutas de escape. Nadie que empujara a tiempo las sillas de ruedas o los levantara de las camas ante un imprevisto.“Yo estaba apagando el fuego y oía los gritos, yo temblaba y las lagrimas se me salían, de la desesperación porque tengo una reja enfrente, una pared y solo tengo agua, una manguera que lanzaron desde el edificio”, describió Alejander Borges, uno de los vecinos que entraron al lugar.“Estoy tratando de apagar el fuego pero escucho los gritos y la desesperación es que uno quiere entrar… y sabes, morirse quemado debe ser desesperante. Tengo una pared como de metro y medio y el fuego me quemaba”, dijo al pedir reconocer la labor de los vecinos. IMG_20150823_211424

Foto: Omar Lugo

“Esos gritos le quedan a uno aquí en el corazón, fíjese, se murieron tres quemados y era justamente donde yo estaba, nos separaba una reja”, agregó mientras  mostraba las fotos de su celular,  que acompañan este texto.

IMG-20150823-WA013 (1)

Foto: Alexander Borges, vecino.

Las puertas exteriores eran de hierro, “entre dos y tres personas las despegaron”. También sacaron una ventana. Los cuerpos bomberiles (de Caracas) fueron los últimos que llegaron. Las autoridades de Chacao aclararon que al municipio no se les ha permitido tener su propio cuerpo de bomberos. Los primeros apaga fuegos tardaron entre 20 minutos y media hora en llegar al lugar, cuando ya los vecinos y los guardias nacionales habían rescatado a las primeras víctimas y enfrentado las llamadas que subieron hasta unos tres metros.

IMG_20150823_220545

“Los escuchábamos gritar, nos pedían que los ayudáramos, pero no había manera de derribar las puertas porque estaban con llave o eran rejas que no podíamos derribar porque no teníamos las herramientas. Las enfermeras no tenían las llaves, no conseguían las llaves. Había un viejo asomado por la ventana gritando, pidiendo ayuda, en un cuarto con cuatro personas. Tuvimos que derribar la ventana y sacarlos por la ventana”, dijo una muchacha de la zona.

IMG-20150823-WA011Foto: Alexander Borges, vecino

Los vecinos del barrio El Pedregal – lugar famoso por los Palmeros de Chacao- lograron entrar al patio trasero y desprender las puertas para comenzar la evacuación. Enfrentaron las llamas, el humo y los gritos apagados de las víctimas. Un edificio adyacente, residencias Piedras Pintadas, aportó la primera manguera para frenar las llamas, al menos un hombre que pasaba con su hijo estacionó su carro y se internó a ayudar en la emergencia mientras el  niño le gritaba que regresar, que no entrara. “Fuimos los mismos vecinos los que ayudamos. A todos ellos los sacamos los vecinos, y uno de los enfermeros” hasta que aparecieron por ahí unos guardias nacionales en una moto y avisaron a su compañeros del Comando 52 de Altamira, quienes llegaron a ayudar,, dijo otro testigo. La comunidad del geriátrico era “normal” , como la de cualquier otro lugar parecido, a donde van a dar con us huesos los ancianos, ahora llamados en la Venezuela de los eufemismos políticamente correctos “adultos mayores”.“Para que no se escaparan los tenían encerrados con llave. Mi hermana lo que quería era estar en la calle” dijo Norma Correa, hermana de Luisa María Correa, de 73 años, una de las fallecidas. “Ella se había perdido dos veces, tenía Alzhaimer”, llevaba un año en el geriátrico, agregó.A las cuatro de la tarde de ese mismo domingo la vieron por última vez, durante la visita. “No lo puedo creer, hasta que no la vea no lo puedo creer”, dijo sobre la muerte de su hermana mientras contemplaba el movimiento de gente frente a la casa siniestrada. Los parientes de las víctimas, los vecinos que rescataron a los sobrevivientes, las autoridades de turno, camiones de bomberos, patrullas de policías y militares alimentaban la aglomeración en la calle Mohedano hasta pasada la medianoche del domingo. Los sobrevivientes habían sido alineados, en la acera del edificio de enfrente. Algunos en sillas de ruedas, con el estupor pintado en el rostro. Eran atendidos por paramédicos a la espera de ser trasladados. Algunos fueron buscados por sus parientes.“La enfermera nos ayudó burda (mucho) nos gritaba por aquí, por aquí, nos guiaba donde estaban los cuartos, ¡por aquí por aquí ayúdame!, pero estaba tan desesperada, porque eran demasiados”, dijo Yoel Díaz, de 21 años.Recostado a la pared exterior de la casa, un hombre joven, alto, delgado, tenía la mirada como perdida. Acaba de repasar las escenas del incendio en  declaraciones a fiscales y policías.

IMG_20150823_223707

Los enfermeros declaran a autoridades. Foto: Elianah Jorge “No me siento apto para dar ningún tipo de explicaciones” dijo llevándose las manos al rostro. Era el enfermero del lugar, junto a su compañera, una enfermera, fueron los que guiaron a los vecinos por los espacios de la casa donde encontraron el reposo eterno ocho personas lejos de sus familiares verdaderos.

IMG-20150823-WA012

Foto: Alexander Borges, vecino

LA HISTORIA OFICIAL

“Es realmente milagroso que más de 30 hayan sido rescatados y lamentablemente hay ocho víctimas. Tres murieron calcinadas y el resto asfixiadas”, dijo el alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, después de consolar a algunos familiares. Todos los rescatados estaban fuera de peligro, dijo. Los sobrevivientes estaban siendo trasladados al hospital Domingo Luciani, del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). El organismo subvencionaba la mensualidad de algunos de los residentes, dijeron algunas fuentes y también el alcalde.“Es importante reconocer aquí primero la labor de los vecinos, fueron los vecinos los primeros que se activaron, llegaron, entraron y ayudaron a evacuar a las personas que estaban allá dentro. Luego también la Guardia Nacional, que ayudaron en las labores de rescate y entre vecinos Guardias Nacionales y los primeros funcionarios que fueron llegando hicieron las labores”, dijo a periodistas en el lugar.“Como alcalde pido y exijo a las autoridades competentes una investigación de las causas del incendio y que revisemos como fue la reacción de todos los cuerpos de seguridad y de todos los que estamos llamados a actuar en este caso”, dijo. El incendió al parecer se originó en cuarto de la lavandería, dijo al explicar que una de las causas a investigar debería ser la de un cortocircuito.“Esta es una casa que no fue construida para albergar ningún centro medico ni un hospital ni un albergue. Fue adaptado, utilizado para ello, se harán las investigaciones, creo que algunas medidas de seguridad eran precarias, las primeras personas que llegaron tuvieron que derribar algunas puertas a las fuerza y lo que nos comentan los testigos es que había poco personal atendiendo a los abuelos para una población de casi 40 abuelos, la información que tenemos es que había solo dos o tres personas para cuidarlos”, confirmó Muchacho.Por el negocio de cuidar a los viejitos cobraban 8.000 por mes a los familiares, pero lo acaban de subir a 12.000, dijo una de las fuentes. “Eso pasa por negligencia, la vigilancia era muy poca. Eso es como trabajar con niñitos y ahí no los tratan bien”, dijo un hombre que prefirió el anonimato. Su amigo fue uno de los sobrevivientes. “La alimentación era malísima. Les daban la comida después de las 4:00, con una cucharadita de arroz, después en la noche les daban una arepita con un poquito de queso”, dijo una mujer cuyo pariente sobrevivió. Algunos vecinos dijeron que ya han presentado tres denuncias ante las autoridades municipales pidiendo revisar la conformidad de uso del establecimiento. “Cómo van a vivir 41 personas en esa casita”, dijo un hombre que pidió el anonimato.

IMG_20150823_223520

Bachaqueros amenazan con armas a las personas para comprar primero

“Estábamos en la cola desde muy temprano cuando se apareció un hombre, se alzó la franela y dejó ver una pistola que tenía en la cintura. Dijo que él y otros más que lo acompañaban eran los primeros y que pasarían al supermercado”.

Estas amenazas fueron denunciadas por Isabel Jaramillo, residente de Cabimas, a través de nuestro servicio en línea Whatsapp PANORAMA 0412-6061404. La usuaria dice que esta nueva modalidad se vive en las afueras de los establecimientos para comprar productos regulados, reseña Panorama.

bachaqueo-alimentos-venezuela-bachaqueros-contrabando

“Lo hacen para ganar los primeros puestos no es justo que pasemos por esto. Necesitamos que la policía o la Guardia Nacional preste más atención a esta situación. Los bachaqueros siguen adueñados de los supermercados y las autoridades no hacen nada”, declaró Jaramillo.

En Maracaibo, algunas mujeres se acercan a las colas y de inmediato arremeten contra los compradores. “En Farmatodo de Bella Vista, el que está frente a Enne, estuve desde las 6:00 de la mañana y empezaron a vender fórmulas lácteas, cuatro por personas, sin pedir partida de nacimiento. Fue insoportable. Una mujer llegó diciendo que los primeros 80 números eran de ella, que si alguien decía algo se las vería con ella. Estamos invadidos de mafias”, expresó Maryelis Carillo.

Otra situación de agresión se produjo la mañana de este viernes en el sector Maicaíto cuando dos personas uniformadas quisieron que sus familiares fueran atendidos rápidamente en un supermercado.

“Una guardia y un funcionario agredieron física y verbalmente a un trabajador. El muchacho estaba bien organizado, todo caminaba bien hasta que llegaron ellos con tres personas más que eran sus familias”, relató Yulexy Valecillos.

“Como el empleado no los dejo pasar, la mujer lo mandó a callar con vulgaridades. El muchacho pidió que lo respetara que él no le estaba faltando el respeto. Lo golpearon y él la empujó. El funcionario lo amenazó con golpearlo, que no saliera del local porque lo iba a golpear”, narró Valecillos, mostrando las fotos de lo sucedido.

Avenida Baralt, Miraflores y Hospital Vargas el 11 de abril (+fotos)

  • Gallery image
11/04/2015

11 DE ABRIL DE 2002 | GOLPE DE ESTADO | MIRAFLORES | PEDRO CARMONA ESTANGA |

El fotoperiodista Harold Escalona documentó junto a Carlos Hernández y Jorges Santos (11A tras el lente: 13 años después) los sucesos del 11 de abril de 2002. 

La mañana del  11 de abril de 2002, miles de personas se congregaron en las inmediaciones de la avenida La Estancia de Chuao al este de Caracas en la llamada “Plaza de la Meritocrácia”. Desde allí salió una marcha que llegó a  las cercanías del Palacio de Miraflores, donde una serie de enfrentamientos violentos terminaron con la solicitud de la renuncia al presidente de la República, Hugo Chávez, por parte del Alto Mando Militar.

Avenida Baralt

En la avenida Baralt de Caracas se enfrentaron opositores (en la imagen), apoyados por funcionarios de la Policía Metropolitana, contra seguidores del presidente Hugo Chávez, apoyados por miembros de la Casa Militar y efectivos de la Guardia Nacional.

Miraflores

En las inmediaciones del Puente de La Federación, la vía que comunica el parque El Calvario y la avenida Sucre de Caracas, al oeste del Palacio de Miraflores, efectivos de la Guardia Nacional tratan de dispersar a los opositores, que venían en una marcha desde el este de la ciudad. Mientras, la GN contenía a un gran número de seguidores del presidente de la República, Hugo Chávez, dispuestos a enfrentarlos.

Hospital Vargas. 

Heridos en los enfrentamientos en las cercanías del palacio de Miraflores son atendidos en el Hospital Vargas, donde fueron trasladados  por bomberos, miembros de la Cruz Roja y familiares.

“El Carmonazo”

En el Palacio de  Miraflores Pedro Carmona, presidente de FEDECAMARAS, asumió el cargo de presidente de la República,  después de autojuramentarse con  la implementación del llamado Decreto Carmona, “El Carmonazo”.

Harold Escalona es un reportero gráfico y fotógrafo editorial especializado en cobertura de noticias y deportes. Crea contenido para varias agencias de noticias, periódicos, revistas y medios digitales. Esta es su página web.

Fuerte tiroteo en La Candelaria por supuesto secuestro

tiroteo

22/01/2015

El hecho se produjo cerca de las 7:30 de la noche, según usuarios de Twitter

El director del Frente de Protección del norte de Caracas, Carlos Julio Rojas, confirmó vía telefónica al equipo de El Estímuloque se produjo un intercambio de disparos entre efectivos de la Guardia Nacional y supuestos miembros de una banda de secuestradores. Hasta el momento se desconoce la cantidad de heridos y muertos en el lugar.

“Aparentemente el secuestrado es de origen asiático”, informó Rojas. Comentó que tanto la víctima como su familia se encuentran bien. “Hablamos de entre 30 y 40 disparos“, dijo Rojas, quien señaló que el suceso duró varios minutos.

Efectivos de seguridad de la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana se encuentran en el lugar. tiro

 

“Los 28 chavistas en la mira de EEUU”

El Senado estadounidense evalúa una lista de 28 funcionarios venezolanos incursos en la supuesta violación de Derechos Humanos desde que iniciaron las protestas el pasado 12 de febrero. En la lista destacan personajes como la Fiscal de la República, Luisa Ortega Díaz o el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el ministro de Justicia, Miguel Rodríguez Torres, así como los militares que encabezan las direcciones regionales del cuerpo castrense.

Diversas redes de poder se tejen a lo largo de esta lista, pues las diversas facciones se disputan el poder en Venezuela.

A continuación la lista de los funcionarios venezolanos evaluados por el Senado estadounidense para ser objetos de sanciones por su presunta vinculación en la violación de Derechos Humanos.

1. Aref Eduardo Richany Jiménez: Exjefe de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim). Fue director externo de Pdvsa hasta que el expresidente Hugo Chávez lo destituyó. Richany presidía Cavim cuando una explosión en el depósito de laempresa en 2011 dejó un fallecido.

2. Julio César Morales Prieto: Fue presidente de Cavim desde septiembre de 2011 hasta noviembre de 2013. Recientemente fue ascendido por el presidente Nicolás Maduro a General de Brigada. Ha sido señalado de presuntos casos de corrupción en Cavim, ligado a la firma de pagos con sobrefacturación.

3. Hugo Carvajal: Exjefe de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM). Ocupó el puesto 59 de la promoción de 1981. Fue sancionado por el Departamento del Tesoro de EEUU supuestamente por colaborar con el narcotráfico de las FARC y fue designado cónsul general de Aruba.

4. Iván Hernández Dala: Jefe de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DIM). Egresó de la Academia Militar en 1988. Su puesto en la promoción fue el 29. Sin embargo, ascendió en el cuarto lugar.

5. Luisa Ortega Diaz: Fiscal General de la República (2007-2014). Está casada con Germán Ferrer, diputado suplente a la Asamblea Nacional (AN). Su hermano es Humberto Ortega Díaz, quien participó junto a Hugo Chávez en el golpe de estado del 4 de febrero de 1992 y se desempeñó en diferentes cargos, incluyendo el directorio de la extinta Cadivi.

6. Luis Alberto Arrayago: Coronel Jefe del Comando Regional 8 de la Guardia Nacional, el cual opera en Puerto Ordaz, estado Bolívar. También fue Director General de la Policía del estado Monagas.

7. Miguel Vivas Landino: Jefe de la Región de Defensa Integral (Redi) Los Andes. Fue Comandante de la Guardia del Pueblo en Caracas y Miranda. Es General de División y se desempeñó como jefe de Operaciones de la GNB.

8. Francisco Rangel Gómez: Gobernador del estado Bolívar (2008-2012 / 2012-2016). Forma parte del equipo de gobierno desde 1999 cuando lo nombraron Ministro de la Secretaría de la Presidencia de 1999 al 2000 y presidente de la Corporación Venezolana de Guayana de 2001 a 2004.

9. Alexis Ramírez: Gobernador del estado Mérida (2012-2016). Es geógrafo y fue diputado a la Asamblea Nacional (2010-2012). Se le acusa de financiar grupos armados que mantenían secuestradas las residencias estudiantiles “Dr. Domingo Salazar y “Dr. Pedro Rincón Gutiérrez” de la Universidad de Los Andes.

10. Jose Gregorio Vielma Mora: Gobernador del estado Táchira (2012-2016). Es militar retirado y fue compañero de promoción de importantes dirigentes gubernamentales como Diosdado Cabello, Jesse Chacón y Eliécer Otaiza, que participaron en el golpe de Estado de 1992.

11. Henry Rangel Silva: Gobernador del estado Trujillo (2012-2016). Fue Ministro de Defensa, a pesar de ocupar el puesto 26 de su promoción, en la que se graduó con Miguel Rodríguez Torres. Fue acusado de estar implicado en el caso de la valija de Guido Antonini Wilson y de apoyo material a las FARC.

12. Aquiles Rojas Patiño: Comandante de regimiento de la Guardia del Pueblo en Carabobo. Ha dirigido diversos discursos a favor de los cuerpos de seguridad del Estado.

13. Justo Jose Noguera Pietri: Comandante General de la Guardia Nacional Bolivariana. Fue presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), que ha sido administrada por militares y también fue Presidente de la Comisión de la Sala de Seguimiento y Control de las empresas básicas.

14. Sergio Rivero Marcano: Comandante nacional de la Guardia del Pueblo. Lo han vinculado con el caso de la “masacre del Barrio Kennedy”, en Caracas, un sonado caso de exceso policial ocurrido en 2005, que luego quiso presentarse como un enfrentamiento entre delincuentes y policías.

15. Antonio Benavides Torres: Director de Operaciones de la Guardia Nacional Bolivariana. Se le ha acusado de estar involucrado con la cocaína encontrada en un avión de Air France. Se hizo conocido cuando ordenó con un parlante lanzar bombas lacrimógenas contra una manifestación opositora.

16. Franklin García Duque: Jefe del Comando Regional 1 de la Guardia Nacional. Fue Director General del Despacho del Ministerio de Defensa y recientemente acusado por la oposición de dirigir las agresiones contra estudiantes en el estado Mérida.

17. Arquímedes Herrera Ruso: Jefe del Comando Regional 2 de la Guardia Nacional. Secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Carabobo y jefe de la Misión a Toda Vida Venezuela. Está acusado de violar con un fusil y torturar al estudiante Andrés Rincón.

18. Manuel José Graterol Colmenares: Jefe del Comando Regional 3 de la Guardia Nacional. Es experto en operaciones especiales y está radicado en Zulia. Hace unos días fue nombrado responsable del manejo de los Fondos de Funcionamiento que se giren a la Unidad Administradora Desconcentrada.

19. Octavio Chacón: Jefe del Comando Regional 4 de la Guardia Nacional. A pesar de que el cuerpo castrense no puede ser partidista ha declarado su lealtad al presidente Nicolás Maduro

20. Manuel Quevedo: Jefe del Comando Regional 5 de la Guardia Nacional. Es General de Brigada, supuestamente vinculado al exvicepresidente José Vicente Rangel. Se perfila como futuro comandante de la Guardia Nacional Bolivariana.

21. Gustavo Colmenares: Vicealmirante. Jefe de la Zona de Defensa Integral (Zodi) Mérida. Hombre de confianza del gobernador del estado Mérida, Alexis Ramírez (PSUV) y de anular las manifestaciones estudiantiles en la entidad.

22. Miguel Rodríguez Torres: Ministro de Interior Justicia y Paz (MIJ). Se graduó de la Academia Militar con el general (r), Lucas Rincón y Antonio Rivero. Está casado con Zuleima Medina. Lo han vinculado con la guerrilla colombiana, pues lo mencionan los correos del comandante Raúl Reyes.

23. Marcos Rojas Figueroa: General de División de la Guardia Nacional. Actual viceministro de Seguridad Ciudadana del MIJ. En 2012, el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, lo designó director de Desarrollo Humano de la Asamblea Nacional.

24. Herbert García: Plaza Jefe del Órgano Superior de la Economía y ministro de Transporte Acuático y Aéreo. Supuestamente pertenece a la facción de Jorge Giordani (radical) dentro del Gobierno, donde también están Miguel Rodríguez Torres y Elías Jaua.

25. Manuel Eduardo Pérez Urdaneta: Director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Fue vicepresidente del Instituto Nacional del Tránsito Terrestre. Fue General del Ejército y está vinculado con Miguel Rodríguez Torres.

26 Manuel Gregorio Bernal Martínez: Hombre de confianza de Miguel Rodríguez Torres. Fue promovido como director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), pero destituido al mes por “desobedecer una orden directa” de “acuartelamiento” durante la marcha del 12 de febrero que terminó con un estudiante muerto. Un funcionario del Sebin fue imputado por este hecho.

27. Gustavo Enrique González López: Director actual del servicio de inteligencia (Sebin). Compartió aulas con Henry Rangel Silva y el exdirector de la Disip (2001-2002), Carlos Aguilera. Ocupó varios cargos en la gobernación de Miranda, cuando Diosdado Cabello fue su titular. Se dice que González es una de sus fichas.

28. Diosdado Cabello: El número dos del chavismo es presidente de la Asamblea Nacional. Se ha rotado en varios ministerios y durante el golpe de Estado del 2002 incluso tuvo la Presidencia de la República durante unas horas. Ha sido mencionado en diversos casos de corrupción. Tiene dos hijos con su esposa Marleny Contreras, quien también es diputada a la AN. Su hermano es José David Cabello, a cargo del Cencoex, organismo heredero de Cadivi.

Se trancó la Partida y ahora que ?

Al momento de escribir esta píldora se acaba de entregar a la Guardia Nacional el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López. Si la estrategia de Leopoldo es atizar más las protestas populares por su entrega, el gambito es peligroso si el resultado es terminar preso. Me temo que aparte del desgaste físico que inevitablemente sufrirá y hasta los peligros para su vida, está la posibilidad, ya comprobada en otros casos, de que después de protestas y comunicaciones a las autoridades y denuncias ante los organismos internacionales, el olvido empiece a sembrarse en la conciencia pública y, aunque no sea del todo así (Simonovis) eso no ayuda mucho ni al preso ni a su causa. Además, la protesta con López preso es mucho menos efectiva que la protesta de la calle liderada por él y otros ciudadanos opuestos al gobierno. Sustentamos lo que palabras más, palabras menos dijo alguna vez Rómulo Betancourt: “Político no debe dejar que lo pongan preso”.

Ojalá que el régimen actúe con prudencia en este caso.

Píldora dos

Salir del gobierno

Calixto Ortega afirmó, en un programa de televisión, que Leopoldo López era un irresponsable porque había respondido a una pregunta “hasta que salgamos de este gobierno”. Eso, según la visión de Ortega, es prácticamente una invitación a la rebelión y al golpe de Estado. “Salir” de este gobierno puede suceder constitucionalmente, por referéndum revocatorio, por una Asamblea Nacional Constituyente o por renuncia de Maduro. La otra opción, la del golpe de Estado, solo puede ejecutarlo la FAN, por ahora afecta al régimen, (lo único posible sería un autogolpe). Para concluir, la intervención directa del imperio es inimaginable e innecesaria. El régimen, por su cuenta, toma las medidas para incrementar día a día la posibilidad de no concluir su mandato.

Píldora tres 

La marcha oficialista

La marcha de los trabajadores petroleros para firmar su contrato colectivo (CC) lo que demuestra es que: 1) Pdvsa está totalmente politizada. 2) Tiene más empleados que los que requiere. 3) En la marcha había también los que protestaban contra el CC firmado. (No sabemos si aprobaban un aumento salarial de 90%, como dijeron algunos dirigentes sindicales, o si protestaban por uno alrededor de 60%, como afirmó Rafael Ramírez). 4) Que el resultado del CC no era algo para celebrar se confirmó con las palabras iniciales del dirigente sindical petrolero, oficialista, Wills Rangel, cuando dijo que “el contrato colectivo es irrelevante, lo importante es la revolución, Chávez, etc.”, es decir, la marcha convocada para celebrar la firma del CC terminó siendo una más de adulación y respaldo a la “causa”. Luego se presentó un cantante que dijo que prefería comer basura aquí que comerla en otro país. Allá él. Muchos no nos conformamos con comer basura en ninguna parte.

Píldora cuatro

El discurso

Maduro convocó al combate por la defensa de la paz. Una vez más, al hablar de paz, declaró la guerra. Aplausos para la FAN. Reconocimiento a VTV y a la policía. Calificó la manifestación de Leopoldo López de fascistas. “Ya está en manos de la justicia”. Luego más de lo mismo. Provocó sin necesidad a Santos. Esperemos respuesta. Hasta este momento nada del CC. Lo único fue darle a la faja petrolífera del Orinoco el nombre de Hugo Chávez Frías, es decir, un himno a la destrucción de nuestra industria petrolera que desaparecerá del lenguaje popular como se han derrumbado las estatuas que el totalitarismo erigió a sus falsos héroes.

Por fin, ante una manifestación agotada, firmó el CC, ante la indiferencia de la gente, seguido de otro bla, bla breve. Sobre los beneficios del CC: ¡Nada! Así estará vacío de contenido.

PD: Ante las múltiples protestas y discursos, de lado y lado, muchos de ellos desarticulados y sin que nadie apunte a una estrategia clara, el juego está trancado por confusión de las partes.

Revelan primeros nombres en lista de chavistas sancionables por EEUU

Publicado el Viernes, 18/Abril/2014

El gobernador del estado Aragua, Tareck El Aissami, así como José David Cabello —hermano del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello— y los generales de la Guardia Nacional involucrados en la represión en Venezuela encabezan la lista de chavistas a ser sancionados en una resolución que prepara el Senado de Estados Unidos, dijeron el jueves fuentes cercanas al proceso.

Marco Rubio y Bill Nelson (Foto @Luigiboria)

En la lista también aparece un venezolano considerado como testaferro del vicepresidente del área económica, Rafael Ramírez, y que viviendo en el sur de Florida maneja una gigantesca fortuna, dijo una de las fuentes, que habló bajo condición de anonimato.

“En una primera ronda aparecen cerca de unas 30 personas. En la lista final, aparecerían ciento y pico, pero esta primera ronda está centrada en la corrupción, en los represores y en quienes financian los colectivos”, señaló la fuente desde Washington.

La iniciativa, que congelaría las millonarias cuentas de altos personajes del chavismo y de sus testaferros, forma parte de los esfuerzos de legisladores estadounidenses para ayudar a la población venezolana que protesta diariamente en las calles contra el chavismo. Perturbadoresvideos, fotografías y testimonios dan cuenta de la represión emprendida por el régimen de Nicolás Maduro contra los manifestantes, acciones que han dejado un saldo de 41 muertos, cerca de 700 heridos, decenas de torturados y más de 2,000 detenidos.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, uno de los principales promotores del proyecto de ley en la cámara alta, dijo el jueves en una rueda de prensa realizada en Doral que en el Congreso de Estados Unidos se está conformando un consenso bipartidista que está cada vez más dispuesto a actuar para ayudar a millones de venezolanos que están siendo víctimas de la opresión.

“Cada día hay individuos que están sufriendo a manos del gobierno, a manos de estos colectivos, que realmente son organizaciones paramilitares al estilo cubano que son utilizados para oprimir a un pueblo”, expresó Rubio, quien estuvo acompañado por el otro senador de Florida, el demócrata Bill Nelson.

“Cuando regresemos a Washington en dos semanas, esperamos una audiencia pública de todo el Comité de Relaciones Exteriores para analizar el tema de Venezuela y al que vamos a invitar a figuras de la oposición para que den su testimonio sobre la realidad venezolana”, agregó.

Entre las personas invitadas estará la diputada opositora María Corina Machado, dijo una de las fuentes en Washington.

Los legisladores de Florida, incluyendo a la congresista Ileana Ros-Lehtinen, han estado entre los principales promotores de dos proyectos de ley, introducidos en ambas cámaras del Congreso, que castigarían a altos funcionarios del régimen de Maduro.

En la iniciativa del Senado figura el nombre de José David Cabello como uno de los posibles sancionables.

José David se ha convertido en una influyente pieza en el engranaje del régimen de Caracas que ha ido creciendo a la sombra de su hermano Diosdado, número dos del chavismo y quien ha sido identificado por los documentos del Departamento de Estado filtrados por WikiLeaks como uno de los polos de la corrupción en Venezuela.

José David, quien lleva tiempo desempeñándose como jefe de la agencia de recolección de impuestos de Venezuela, fue designado recientemente como ministro de Industrias, en una decisión de Maduro que fortalece su posición dentro del chavismo.

Otro de los polos de la corrupción identificados por los cables filtrados de WikiLeaks es Rafael Ramírez, quien además de vicepresidente es presidente de la estatal Petróleos de Venezuela y se ha convertido en el hombre que lleva la chequera de la “revolución bolivariana”.

En la lista de nombres que está siendo preparada aparece asimismo el de Diego Salazar Carreño, un primo de Ramírez que según los expertos que están asesorando a los legisladores también se ha convertido en uno de los hombres más ricos de América Latina.

“La fortuna a su nombre ya no puede ser medida en cientos de millones de dólares”, dijo una de las fuentes consultadas.

Salazar tiene propiedades y reside ocasionalmente en Palm Beach, agregó la fuente.

Los legisladores también tienen la mira puesta sobre El Aissami, un temido funcionario chavista que mantiene estrechos vínculos con los colectivos y uno de los dirigentes más cercanos a Teherán y promotores de la presencia del Hezbolah en Venezuela, según las fuentes en Washington.

El nombre de El Aissami aparece en la lista preliminar al igual que el de uno de sus más cercanos colaboradores, Samar López, quien según las fuentes es uno de los testaferros del gobernador de Aragua.

Entre las obligaciones de López está la de financiar directamente los grupos paramilitares que están detrás de gran parte de la violencia contra los manifestantes, dijeron las fuentes.

Y quienes preparan la lista están colocando gran atención en la oficialidad de la Guardia Nacional, y en particular quienes encabezan los distintos Comandos Regionales.

Las fuentes explicaron que las averiguaciones han recaído sobre los comandos regionales que acumulan el mayor número de acusaciones de violaciones de los derechos humanos, incluyendo los de Caracas y Valencia.

Algunos de los generales investigados tienen familiares con propiedades en Estados Unidos, dijeron las fuentes.

Además de los jefes de los comandos, conocidos como COREs en Venezuela, los autores están colocando bajo la lupa al comandante de la Guardia Nacional, el general mayor Justo Noguera y el jefe del Comando de Operaciones, el general Antonio Benavides Torres.

En caso de que el proyecto de ley fuera aprobado, la lista que está siendo preparada en el Senado sería presentada ante el Departamento del Tesoro, entidad que estaría encargada de aplicar las sanciones.

Pero la administración del presidente Barack Obama está actualmente facultada para imponer las sanciones por su propia cuenta, sin tener que esperar a que el Senado apruebe el proyecto de ley, explicó la congresista Ros-Lehtinen desde Miami.

“La mejor ruta es que el presidente, usando los poderes que él ya tiene, imponga estas restricciones. El ya lo ha hecho con Sudan del Sur, con Irán y con Siria y con otros países y no entendemos por qué el caso de Venezuela no merece ese trato”, comentó Ros-Lehtinen.

En caso de que la administración de Obama decida no hacerlo también queda el proyecto de ley en el Senado, capitaneado por Rubio, Nelson, así como por el senador demócrata Bob Menéndez y otros senadores preocupados por las alarmantes imágenes de violencia que emergen de Venezuela.

Si la iniciativa en el Senado se ve obstaculizada por alguna razón, también queda un proyecto de ley similar introducido por Ros-Lehtinen, junto con algunos de los otros congresistas del sur de Florida.

No obstante, la iniciativa en la cámara baja sería más complicada de aprobar que la que está siendo adelantada en la cámara alta, dijo.

Aumentan a 29 los muertos durante protestas contra Maduro

Un militar venezolano murió el lunes poco después de recibir un tiro en la cabeza cuando dispersaba una protesta contra el presidente Nicolás Maduro en la ciudad central de Maracay, dijo el Gobierno, con lo que suben a 29 los fallecidos durante la mayor ola de manifestaciones en una década en el país petrolero.

José Guillén, capitán de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), fue alcanzado por una bala la noche del domingo en una avenida principal de la ciudad, situada al oeste de Caracas, donde un pequeño grupo de personas participaba en un piquete. Fue llevado a un hospital cercano, pero murió en el quirófano.

“Otra víctima de la violencia terrorista”, dijo Vladimir Padrino, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada venezolana, en su cuenta de Twitter @vladimirpadrino.

Durante las seis semanas de protestas que se han registrado contra el Gobierno del socialista Maduro ha habido enfrentamientos diarios entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Además de 29 muertos, los choques dejaron cientos de heridos, 1.500 detenidos y cuantiosos daños a la infraestructura pública.

Los opositores han colmado las calles para reclamar contra la alta inflación, el desabastecimiento y la criminalidad, que ubican entre los peores problemas del país y de los que culpan a Maduro.

Si bien las protestas son las más significativas en años, no parecen amenazar al Gobierno de Maduro, que asumió hace 11 meses tras ganar ajustadamente las elecciones presidenciales luego de la muerte de su mentor Hugo Chávez, por cáncer.

Tampoco había indicios de que los manifestantes -en su mayoría estudiantes- fueran a abandonar las calles.

El gobernador del estado Aragua, Tareck El Aissami, dijo el lunes que las fuerzas de seguridad capturaron a un ciudadano de origen chino nacionalizado venezolano, Cheng Kwan, cerca de donde fue asesinado el capitán de la GNB, portando una pistola y un “arsenal” de municiones.

“Se trata de mercenarios que están a la orden de un golpe de Estado y que han asesinado a un capitán de la Guardia Nacional Bolivariana. Ahí está otra evidencia más”, dijo el oficialista El Aissami, mostrando las armas.

En el pasado, el Gobierno ha denunciado la incursión de mercenarios extranjeros para planear un magnicidio en el país, pero no ha mostrado pruebas concluyentes.

Maracay estaba en calma, dijo el Gobierno.

No obstante, en El Táchira, en el oeste del país, los manifestantes volvieron a colocar barricadas removidas por la Guardia Nacional y seguían, firmes, en su protesta.

Mientras, en Puerto Ordaz, en el sur del país, testigos de Reuters reportaron enfrentamientos entre la policía antimotines y cientos de estudiantes.

Los manifestantes quemaron al menos dos vehículos oficiales, confirmaron las autoridades.
Tarde el lunes, el Tribunal Supremo de Justicia extendió a los municipios Chacao, Maracaibo, San Cristóbal y Lecherías -todos con alcaldes opositores- una medida que obliga a las autoridades a levantar las “guarimbas” o barricadas con las que se atrincheran los manifestantes, dijo un portavoz.

El máximo tribunal sancionó una medida similar para otros dos municipios del este de Caracas la semana pasada.

El Tribunal también convocó a Vicencio Scarano, alcalde del municipio San Diego, en el estado central de Carabobo, para que explique “el presunto incumplimiento” de la decisión previa de la corte de evitar la colocación de obstáculos en las vías.

MILITARES CONTROLAN FEUDO OPOSITOR

Maduro despachó el domingo a la Guardia Nacional a despejar una plaza del este de Caracas transformada desde hace un mes en un bastión de la oposición, en un intento por sofocar los focos de protesta.

La Plaza Altamira, en un barrio rico gobernado por la oposición, amaneció el lunes ocupada por unos 600 militares.

Los transeúntes que pasaron temprano por el lugar fueron revisados exhaustivamente por militares y obligados a abrir sus bolsos y mochilas. Poco a poco los comercios cercanos a la plaza, sitiada por más de un mes, volvían a la normalidad.

“Se puede manifestar pacíficamente, pero no estamos de acuerdo con que destruyan las cosas”, dijo Cenaida Pavón, una secretaria de 40 años que esperaba un autobús en la plaza.

Pero la oposición respondió a la ocupación de la Plaza Altamira asegurando que permanecerá en las calles y, como muestra, convocó a una marcha el martes para pedir la liberación del líder opositor Leopoldo López, quien azuzó las protestas.

Cientos de opositores volvieron a llenar la plaza y su calles cercanas de manera pacífica en la tarde del lunes, con pitos y pancartas, mientras los militares resguardaban de cerca el lugar.

“Podrán militarizar Venezuela, pero jamás tendrán la cantidad suficiente de efectivos para apresar la conciencia del pueblo”, dijo Freddy Guevara, miembro del partido de López.

Maduro ha culpado a la oposición de querer sembrar el caos para luego desbancarlo, siguiendo el libreto de un golpe de Estado que alejó brevemente del poder a Chávez en el 2002.

Algunos líderes de la oposición han intentado desmarcarse de las protestas violentas y dicen que su meta es sacar a Maduro, pero mediante un referéndum revocatorio que la Constitución permitirá en el 2016.

Maduro promete “medidas drásticas” para extinguir las protestas

Ascienden a 24 las muertes violentas relacionadas con las protestas y su represión desde que se iniciaron el 12 de febrero

Enfrentamientos entre estudiantes y policía en Caracas.

Las cacerolas se dejaban escuchar con estruendo esta noche del miércoles en Caracas, en gesto de protesta al cierre de una de las jornadas más cruentas desde que, hace justo un mes, se iniciaron las movilizaciones –estudiantiles en su origen- que sacuden a Venezuela. Mientras las partes del conflicto más invocan la paz, esta se hace más escurridiza en todo el país. Maduro ha felicitado la “impecable” actuación de las fuerzas policiales y ha anunciado que su gobierno adoptará “medidas drásticas” para acabar con las protestas.

La violencia tuvo su foco principal en la ciudad de Valencia, capital del estado de Carabobo, a unos 200 kilómetros al oeste de Caracas. En un sector de esa ciudad industrial, La Isabelica, se registraron tres muertes por disparos. Entre los fallecidos se cuenta un oficial de la Guardia Nacional, Ranzor Bracho, de 36 años de edad. Otro de los caídos, Jesús Acosta, estudiante de la Universidad de Carabobo, recibió un impacto de bala en la cabeza aunque, según distintas versiones, no participaba en las manifestaciones.

Con estas, llegan los disturbios. Los testimonios recogidos a través de redes sociales y de medios locales señalan que en la represión de los desórdenes en Valencia estuvieron activos miembros de los llamados “colectivos” o grupos de choque del chavismo. Entretanto, el gobernador del estado Carabobo, Francisco Ameliach, eludió referirse al tema en declaraciones a la principal televisora oficial, Venezolana de Televisión. Ameliach, un exoficial del ejército que formaba parte del círculo íntimo del fallecido Hugo Chávez, señaló en cambio a presuntos francotiradores de la oposición como responsables de las muertes.

En otras ciudades del interior del país tuvieron lugar duros choques entre manifestantes y cuerpos de seguridad. En Barquisimeto, capital del estado de Lara (centro-oeste de Venezuela) las autoridades municipales denunciaron el allanamiento de la sede de la alcaldía por parte de efectivos de la Guardia Nacional. El alcalde metropolitano es el opositor Alfredo Ramos.

El presidente Nicolás Maduro. / AFP

En Maracaibo, segunda ciudad de Venezuela y capital del estado de Zulia –el más poblado de Venezuela y tradicional productor petrolero-, soldados y colectivos atacaron a tiros centros residenciales como el sector Torres de Saladillo.

En San Cristóbal, capital del estado de Táchira, en Los Andes de Venezuela, una multitudinaria marcha convocada por los estudiantes de oposición consiguió llegar a la sede regional de la Fiscalía, donde pidieron poner coto a la impunidad de la que gozarían efectivos de seguridad implicados en actos de maltrato y otras violaciones de derechos humanos.

Pero en Caracas ocurrió otra cosa. Una marcha convocada con el mismo fin fue duramente reprimida. Desde el día anterior, el presidente Nicolás Maduro había advertido que no se permitiría el desplazamiento de esa concentración. A pesar de ello, miles de personas se reunieron en el barrio de Bello Monte, al sureste de la capital venezolana, con el propósito de alcanzar la sede de la Defensoría del Pueblo, en el centro de Caracas.

Un masivo despliegue de agentes antimotines bloqueaba los pasos al municipio Libertador, jurisdicción que corresponde al casco histórico de la ciudad y su zona oeste. Para burlar el cerco, los manifestantes atravesaron el campus de la Universidad Central de Venezuela (UCV). A la salida del recinto académico, piquetes de la Guardia Nacional y de la Policía Nacional aguardaban para contener la marcha. Maduro se felicitó, ante un centenar de jóvenes oficialistas, por la “impecable” actuación de los cuerpos de seguridad

Los funcionarios eran en ese momento la única barrera entre la manifestación opositora y una marcha a la que el oficialismo había convocado apresuradamente el día anterior. Los seguidores del gobierno –escasos, para los registros del chavismo- se encontraban en la Plaza Venezuela, aledaña a la UCV. Una vez los oficialistas siguieron su camino, rumbo a la Plaza Morelos, donde se encontrarían con el presidente Nicolás Maduro y el vicepresidente Jorge Arreaza, los agentes del orden empezaron a repeler la marcha opositora con cargas de gas lacrimógena. La operación dejó un saldo de 16 heridos, entre ellos, uno de consideración, que recibió de lleno en el rostro el impacto de una bomba lacrimógena.

Ya en la Plaza Morelos, Maduro se felicitó, ante un centenar de jóvenes oficialistas, por la “impecable” actuación de los cuerpos de seguridad y orden público. “Si hubiéramos dejar pasar la marcha fascista, estaríamos contando los muertos y los destrozos”, aseguró.

El mandatario venezolano celebra esta noche una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad, un ente que agrupa a ministros del gabinete y autoridades militares y policiales. Maduro prometió que del cónclave surgirán “medidas drásticas” que su gobierno adoptará para acabar con las protestas.

También esta noche tenían lugar los ya casi rutinarios desórdenes de la Plaza Francia de Altamira, un sector del este de Caracas que representa un bastión simbólico de la oposición. Desde el martes en la noche la represión de la Guardia Nacional en la zona, con el despliegue de vehículos blindados, se ha acentuado. Numerosos vecinos sufren síntomas de asfixia derivados del uso a discreción de gases lacrimógenos por los cuerpos de seguridad. Cortes selectivos del suministro eléctrico en la zona y el vecino barrio de Chacao –otrora un pueblo del extrarradio caraqueño, que hoy da nombre al más rico municipio capitalino- sirven de antesala a las arremetidas de la Guardia Nacional. Son muchos los testimonios en el lugar –así como en otros lugares de Venezuela- que aseguran que las cargas de las tanquetas y las brigadas antimotines vienen acompañadas de temas musicales que aturden a través de altavoces. A menudo, esos temas corresponden a grabaciones de la voz del desaparecido comandante Chávez, a quien gustaba cantar y dejó muchos registros de esa afición. El Gobierno acusa a los manifestantes de causar destrozos en las calles

En el mismo sentido de escalada, el gobierno denunció hoy a través de sus medios informativos que los grupos de manifestantes de oposición causaron destrozos en las áreas públicas y mezzanines de un edificio de oficinas cercano a la Plaza Altamira, la Torre Británica. El edificio aloja diversas oficinas gubernamentales, incluyendo la Dirección de Aviación Civil, y también sirve de refugio a familias desplazadas por os deslaves de diciembre de 2010. También la propaganda oficial se cebó en un conato de saqueo que habrían generado los protestantes en un supermercado de la zona, y los daños causados en otras sedes de organismos del Estado.

Durante su intervención vespertina en la Plaza Morelos, el presidente Maduro llegó a solicitar al alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, su renuncia para organizar elecciones y designar un sustituto. Muchacho gobierna la jurisdicción donde tienen lugar las protestas de Altamira. El gobierno revolucionario acusa a Muchacho, así como a otros de sus colegas opositores del área metropolitana, como los alcaldes de los municipios Sucre, Baruta y El Hatillo, de indolencia o complicidad encubierta ante los disturbios. Señala que esas autoridades hacen poco para disuadir a los manifestantes o incluso para despejar los escombros que día tras día sirven de materia prima para armar barricadas.

Este miércoles el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió órdenes para que esos alcaldes, así como el burgomaestre del municipio San Diego, suburbio de la ciudad de Valencia, contribuyan a controlar los desórdenes y mantener despejadas las vías. El TSJ es ampliamente controlado por el gobierno chavista, que lo convirtió en una maleable herramienta de sus políticas.

Los alcaldes opositores vienen advirtiendo que los cuestionamientos acerca de su desempeño durante la crisis de orden público buscan preparar el terreno para una intervención forzosa contra sus gobiernos locales. Se trata de municipios cuyos votantes en distintas ocasiones han propinado derrotas a los candidatos y propuestas del chavista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El Barrio .. activo con la Guarimba

barrionuevo

La voz de Hugo Chávez atruena por unos altavoces en una barriada al oeste de Caracas, un recordatorio diario de que éste sigue siendo territorio del fallecido líder, inmune a las protestas del acomodado este.

Los gritos del comandante de “¡viva la revolución!” resuenan por la colina del barrio 23 de Enero, conocido como bastión de los “colectivos”, grupos de organizaciones comunales totalmente fieles al gobierno chavista.

Los estudiantes y los activistas de la oposición que se han manifestado durante el último mes contra el sucesor que Chávez eligió a dedo, el presidente Nicolás Maduro, no se han atrevido a protestar aquí.

Los “colectivos” dicen que su papel es garantizar la seguridad en sus calles y completar la misión de Chávez: limpiar sus barrios, organizar eventos deportivos para niños y promover programas sanitarios y educativos.

Pero los manifestantes ven algo más siniestro detrás de estos grupos a los que acusan de enviar motociclistas armados para provocar el caos en las protestas, que han supuesto el mayor reto que ha enfrentado Maduro en los casi once meses que lleva en la presidencia.

“Están satanizando a los colectivos porque ellos quieren acabar con los colectivos que están impulsando el proceso (revolucionario)”, dijo Mauricio Urbina, un fornido empleado municipal de 49 años y coordinador del colectivo La Libertad.

Al menos 18 personas han muerto en enfrentamientos violentos durante las protestas que comenzaron el pasado mes de febrero, entre ellas un hombre de 51 años que era miembro de uno de esos colectivos.

“Si ellos (el Gobierno) quieren paz, por qué envían colectivos”, se pregunta Miguel Rodríguez, un estudiante de derecho de 21 años que forma parte del grupo central de manifestantes que han enfrentado casi a diario a la Policía anti-disturbios en el acomodado distrito de Chacao.

– “El pobre celebra, el rico protesta” –

En la capital la división ideológica es también una división geográfica entre el este y el oeste. La desafiante clase media a un lado, las barriadas socialistas al otro.

Mientras los manifestantes radicales se enfrentaron con la Guardia Nacional en el aniversario de la muerte de Chávez, los residentes en la barriada 23 de Enero lanzaron el miércoles fuegos artificiales y volaron cometas en honor a su “comandante eterno”.

“El pobre está celebrando y el rico está protestando”, dijo Urbina, ataviado con una gorra negra con una estrella roja.

No obstante, los líderes de los colectivos reconocen que su omnipresencia en las barriadas evita que cualquier opositor al gobierno se atreva a manifestarse.

“Estos son sectores que apoyan en su mayoría al gobierno revolucionario”, dijo Urbina. “Nosotros paramos, decimos nuestra cosa y, bueno, la gente dice ‘somos minoría, no salgo’”.

El líder opositor Henrique Capriles, quien perdió el año pasado las elecciones presidenciales por un escaso margen, dijo que el movimiento de protestas no forzará ningún cambio político mientras los pobres del país permanezcan en sus casas.

– Deseo de paz –

Los colectivos nacieron años antes de que Chávez fuera elegido presidente por primera vez en 1998, con un discurso en contra del bipartidismo de los años 70 y 80.

Ellos supervisan ahora sus propias zonas y ayudan en los programas sociales del Gobierno financiados con los ingresos del petróleo, desde centros gratuitos sanitarios atendidos por médicos cubanos a proyectos de educación y actividades deportivas.

La policía municipal raramente se aventura dentro de la barriada. Los colectivos están allí a cargo de la seguridad, aunque insisten en que dejaron de utilizar armas hace tiempo para proteger a su comunidad.

“La única arma que tenemos es la constitución”, dijo Keyvins Tablante, de 27 años, un organizador del colectivo Salvador Allende, que realiza cometas al lado de dos campos de béisbol que están siendo renovados con césped artificial.

“Nosotros trabajamos por la paz, por la comunidad, para el rescate de espacios. Los colectivos hemos demostrado que no somos violentos”, dijo en frente del cuartel de la Montaña donde están los restos de Chávez en una tumba de mármol.

Sin embargo, el grupo llamado La Piedrita es conocido por portar armas. Miembros de La Piedrita declinaron ser entrevistados. El territorio de La Libertad está justo debajo de La Piedrita.

El grupo de Urbina vigila un edificio de apartamentos con enormes murales de Chávez y el revolucionario argentino Che Guevara, con cámaras de circuito cerrado desde la azotea.

Al lado de un parque donde hay niños jugando al fútbol, Urbina abre la puerta a una habitación con pantallas planas de televisión y un ordenador que muestra imágenes en directo de las calles y las aceras.

Cuando ven que hay problemas, dicen que intervienen tratando de “mediar” entre el asaltante y la víctima, o entregando al sospechoso a la Guardia Nacional.

“Cuidan la zona, andan vigilando, asegurando que no se vendan drogas”, dijo Irma Reyes, una madre de cuatro hijos, de 49 años, que pasea por el vecindario Plaza Bolívar.

“Aquí estamos organizados. Queremos la paz, queremos armonía”, asegura.