¿Qué pesado armamento estaría transportando un avión sancionado de Irán a Venezuela?

La aeronave hizo escala en el archipiélago de Cabo Verde, haciendo una segunda parada para recargar combustible lo que indica que la nave viaja al máximo de su capacidad de carga.

Un avión de una aerolínea de Irán, sancionada por sus vínculos con los grupos terroristas de ese país, viaja hacia Occidente, posiblemente hacia Venezuela.

El periodista Federico Black fue el primero en reportar el vuelo de la aeronave que parecía dirigido a Occidente. Conociendo los antecedentes de la aerolínea, Black suponía que el vuelo solo podría tener un destinatario, Venezuela.

El avión es un Boeing 747 de siglas EP-FBA  y su contenido se desconoce. Pero la línea aérea a la que pertenece, Qeshm Fars Air, está sancionada por traficar armamento hacia Siria, añadió Black.

El vuelo llega justo en el momento cuando EE.UU. ha advertido que no permitirá la instalación de mísiles balísticos de fabricación iraní en Venezuela. Y que si eso llegara a suceder destruiría ese armamento, según adelantó el enviado especial para Venezuela e Irán, Elliott Abrams.

Venezuela e Irán mantienen un intercambio clandestino y constante de materiales y mercancías. Buques de carga y tanqueros petroleros, al igual que aviones, hacen frecuentes viajes entre los dos países, la mayor parte de las veces sin ningún control internacional.

Sin embargo, a diferencia de los vuelos directos entre los dos países, el EP-FAB ha hecho dos paradas para recargar combustible. Una en Túnez y otra en Cabo Verde. 

La cuenta de Twitter @CNW, que se especializa en hacer seguimiento a temas militares, además de tráfico aéreo y marítimo relacionados con Venezuela, reportó las dos escalas de repostaje de la aeronave. Específicamente, el Boeing aterrizó en la isla de Sal,  en el archipiélago caboverdiano.

 Puente aéreo armamentístico

Irán usa a las aerolíneas de su país para movilizar material armamentístico y también combatientes a otros países. Lo hicieron con Siria y ahora lo  hacen con Venezuela. 

El Departamento del Tesoro, ya ha detectado anteriormente como la línea aérea Mahan Air transporta efectivos, armas, equipo y fondos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC grupo calificado como terrorista) para apuntalar las operaciones desestabilizadoras de Irán en el Medio Oriente.

Mahan Air también transportaba al fallecido comandante del IRGC, Qassem Soleimani, quien está sancionado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y tenía una prohibición de viajar.

Qeshm Fars Air, la aerolínea que vuela hoy a Venezuela entregó material letal como apoyo militar de Irán al régimen del dictador sirio Bashar al-Assad, dictaminó el Tesoro estadounidense e  cuando sancionó a la línea aérea. Qeshm Fars Air está bajo el control Mahan Air.

 

Venezolanos en las calles: 53 protestas se registraron hasta el mediodía de este #21Oct

La ola de protestas en Venezuela no ha parado ya que a diario, son violados los derechos de los ciudadanos que no pueden tener calidad de vida, bien sea porque no tienen servicios de calidad o porque el salario mínimo no supera  1$ mensual. Este miércoles las manifestaciones fueron lideradas por los docentes quienes tomaron las calles para exigir mejores sueldos y respeto a sus contrataciones.

Pero no solo los docentes protestaron, el personal de la salud, uno de los más golpeados por la pandemia, también tomó las calles para denunciar la grave situación de los centros de salud y los bajos sueldos que tienen.

Hasta las 12 del mediodía, el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, había registrado 53 protestas, en todo el país, docentes, trabajadores de la salud, ciudadanos exigiendo mejoras en los servicios públicos, fueron las principales protagonistas.

Una Venezuela sin politiqueros: “Chavistas y opositores planearon un gobierno sin Maduro ni Guaidó” #07Dic

Con suma cautela y discreción, el brazo fuerte del chavismo y algunos miembros de la oposición democrática exploraron durante los últimos meses una nueva vía para desalojar a Nicolás Maduro del poder. A cambio, el actual presidente interino, Juan Guaidó, también sería sacrificado. Los contactos se mantuvieron entre los meses de abril y octubre pasados, y tuvieron lugar en al menos cuatro países. Los implicados por parte chavista fueron nada más y nada menos que Diosdado Cabello, número dos del régimen; Vladimir Padrino, ministro de Defensa; y Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo. A través de intermediarios contactaron con el entonces embajador de Guaidó en Bogotá, Humberto Calderón Berti, en una serie de encuentros en los que planificaron una Junta Constitucional de Transición que pusiera fin a la parálisis política y económica, y a la grave crisis humanitaria que vive Venezuela.

Fuentes consultadas por ABC revelaron que esta «tercera vía» para un cambio político ajena a Maduro y al presidente interino, Juan Guaidó, empezó a gestarse con posterioridad al pronunciamiento del 30 de abril, cuando el líder opositor Leopoldo López fue liberado de su arresto domiciliario con ayuda del entonces jefe del Servicio de Inteligencia, Cristopher Figuera, y hubo un conato de sublevación. En la supuesta trama participaban el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) chavista, Maikel Moreno; el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, y el exembajador de Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti. Todos ellos por medio de emisarios extranjeros, estarían planificando una salida ordenada de Maduro de Venezuela y el establecimiento de una Junta de Transición durante un período de 18 meses a partir de su juramentación ante la Asamblea Nacional. Para lograrlo había que articular varias fuerzas chavistas que se reparten el poder político en el país, reseñó ABC España

 

Los mensajeros

El primer objetivo era acercar a «Los invisibles», un grupo de siete generales que forman parte de los altos mandos del Ejército y próximos al entorno de Padrino López, con los militares del grupo de Diosdado Cabello. Las iniciativas para hacer coincidir los intereses de ambos grupos se materializaron en una primera reunión en Bogotá cuando en el mes de abril -sin conocimiento del levantamiento cívico-militar que planeaban los opositores Guaidó y Leopoldo López- el capitán del Ejército Carlos Aguilera Borjas, de 58 años, exjefe de inteligencia venezolana, exguardaespaldas de Hugo Chávez y hombre de la entera confianza de Cabello y Gustavo González López (exjefe del Sebin), se reunió con Calderón Berti para iniciar las conversaciones y proponerlo a él como la figura idónea para asumir la transición. Sin embargo, tras varios viajes a Caracas fue descubierto por el entorno de Maduro y puesto sobre aviso, lo que le impidió continuar con sus actividades como mensajero.

Según las mismas fuentes, la deserción del general Cristopher Figuera a Colombia abrió otra puerta para que en los meses posteriores Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo, se sumara a las negociaciones en el bando chavista. Su mensajero fue Framik Rojas, abogado y exfuncionario del TSJ, mano derecha de Moreno, que entablaría contacto con el emisario de Padrino López, cuyo nombre permanece en secreto por motivos de seguridad.

Madrid fue una de las ciudades donde se perfilaron los aspectos más importantes de esta trama, gracias a la esposa de unos de los altos oficiales del grupo de Padrino «Los Invisibles», quien ejerció como anfitriona del encuentro.

El borrador

ABC tuvo acceso a un borrador de la supuesta sentencia de 16 páginas en la que se declararía disuelta la Asamblea Nacional Constituyente, «la ilegitimidad por evidente fraude constitucional de la elección presidencial del pasado 20 de mayo de 2018 y se designa en su tercer punto una Junta Constitucional de Transición y Reconciliación Nacional», integrada por los ya mencionados Maikel José Moreno Pérez, Vladimir Padrino López y el ciudadano Humberto Calderón Berti. Este borrador estuvo listo el día 12 de agosto y fue enviado a todas las partes involucradas por correo electrónico y física a través de sus emisarios. A Vladimir Padrino López, por ejemplo, se le entregó personalmente en el Círculo Militar de Caracas.

Esta iniciativa a espaldas del Gobierno interino de Guaidó fue descubierto por la Inteligencia de Nicolás Maduro, lo que le permitió confrontar a Moreno y a Padrino para que abortaran inmediatamente el plan y los exhortaba a seguir con sus actividades en el Gobierno.

Las conversaciones

Este diario se puso en contacto con el exembajador Humberto Calderón Berti, quien desmintió estar relacionado con una conspiración con los chavistas para sacar a Maduro y a Guaidó del poder. «No conozco a las tres personas que me acaba de mencionar (en referencia a Cabello, Padrino y Moreno, aunque es propietario desde hace mucho tiempo de una finca que linda con una propiedad del hermano de Padrino). No sería aventurado que me meta en algo con gente con la que nunca he hablado», dice Calderón. Sin embargo, sí reconoce haber hablado con Aguilera y con Rojas, aunque «ellos nunca hablaron en nombre de nadie». «Yo he hablado con muchísima gente que ha pasado por Colombia en mi rol de embajador», afirma.

Humberto Calderón Berti no condena ninguna iniciativa que lleve a la expulsión de Maduro, pero enfatiza que nunca ha tenido ningún vínculo con el chavismo. «La transición para mí es más importante que el primer Gobierno -recalcó-, porque es en la transición cuando hay que reinstitucionalizar el país, empezar la reconstrucción y la toma de medidas políticas muy costosas, pero que de ahí depende el futuro del país».

El éxodo rompe corazones: aumentan divorcios por el incremento de la migración #9Oct

La diáspora está generando un fenómeno muy particular. Miles de parejas han terminado sus relaciones por la distancia y la falta de comunicación.

El portal 2001 publicó un trabajo sobre la rupturas y divorcios que se han incrementado con la migración. Más allá de las duras separaciones entre padres e hijos, los matrimonios y concubinatos también se han visto afectados.

Angi Suárez, especialista en comercio internacional, contó que su última relación terminó hace dos años, debido a que su ex se iba del país.

“Al pasar los meses, la comunicación se fue a pique, lo que ocasionó que nuestro noviazgo finalizara por completo… Yo creo que él tenía otra relación con una mujer y no me lo quería decir porque sabía lo mucho que yo lo amaba”, comentó.

La doctora Brigitte Baena, magister en sexología médica, afirmó que la diáspora puede incidir para que las personas lleguen a ser infieles emocional y sexualmente. “Estamos en tiempos en que la gente se queda sin su pareja, familia y amigos por estar en búsqueda de nuevas oportunidades”, manifestó.

Según la especialista, el migrante acostumbra a tener como excusa que “se sintió solo o abandonado, que la distancia y tiempo conjugaron en su contra y que se enamoró de otra persona”.

Para leer más, visite 2001

Cómo funciona el mal llamado “Cártel de los soles”: Los negocios oscuros de los militares venezolanos #2Oct

Para septiembre de 2019 los cuatro grupos o feudos de delincuencia organizada que gobiernan a Venezuela son:

Por Marcos Tarre Briceño / infobae.

A diferencia de lo que mucha gente puede creer, el término “Cartel de los Soles” se origina antes de la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela y de la conexión, posterior a 1999, de muchos oficiales altos y medios de las fuerzas armadas venezolanas con el narcotráfico. Según algunas opiniones el término fue utilizado desde el año 1993. Al margen de quién o cuándo se lanzó el término, en lo que todos coinciden es que su nombre se refiere a las insignias de soles que distinguen los altos oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Cuatro soles en las insignias o charreteras para la más alta jerarquía de General en Jefe, tres soles para el grado de Mayor General, dos soles para el General de División y un sol para el General de Brigada.

Por otra parte, cártel es el término con el que, por lo general se identifica a una gran organización ilícita o a un conjunto de organizaciones criminales que establecen acuerdos de autoprotección, colaboración y reparto de territorios para llevar a cabo sus actividades criminales, principalmente de narcotráfico. Típicos ejemplos de “carteles” han sido, por ejemplo, el Cartel de Medellín, el cartel de Cali en Colombia; o en México el Cartel de Sinaloa o el Cartel del Golfo. Estos carteles implican estructuras piramidales y jerárquicas claramente definidas, una jefatura visible, con permanencia en el tiempo y variedad de funciones, que pueden abarcar desde el refinamiento de cocaína en laboratorios hasta la colocación de la droga en los grandes mercados de Estados Unidos o Europa.

En el caso del “Cartel de los Soles” no se trata de una organización rígida y permanente, sino de redes que se instrumentan para la gestión de uno o varios envíos de cocaína desde Venezuela hacia al exterior, en el que intervienen directa o indirectamente oficiales activos o retirados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, FANB, bien sea amparados por los cargos que ocupan o por sus contactos. Por esta razón es inapropiada la designación de “cartel” aunque se haya popularizado en Venezuela y a nivel internacional.

En la Guardia Nacional venezolana, cuarto componente de las fuerzas armadas, creada en 1937 con funciones específicas de resguardo de fronteras, puertos, aeropuertos, instalaciones petroleras y parques nacionales, ampliadas a lo largo de los años a orden público, tráfico de drogas, seguridad ciudadana y secuestros, se instauró al correr el tiempo un sistema de corrupción vertical. En algunas zonas delicadas del país, los altos oficiales de la GN crearon una escala de sobornos práctica y operativa. Tropas, suboficiales y oficiales en el campo se reparten un 30% de los sobornos, los oficiales intermedios un 20% y el alto oficial un 50% de las “comisiones”. Esto funcionó, por ejemplo, para el paso de miles de vehículos robados en Venezuela hacia Colombia en los años 80 del siglo pasado, para el tradicional contrabando de licores o cigarrillos desde las islas del Caribe hacia las costas venezolanas o para la evasión fiscal de contenedores de mercancía importada en los puertos.

Estos esquemas de corrupción en la Guardia Nacional existían antes de 1999, nunca fueron bien combatidos ni erradicados, y parecen haber servido de “modelo y ejemplo” de corrupción, tanto para otras áreas controladas por la Guardia Nacional Bolivariana, así como para los otros componentes de las fuerzas armadas y los cuerpos policiales venezolanos.

Pero los grandes negocios del “Mal llamado Cartel de Los Soles” comienzan cuando iniciando su gobierno en 1999, el presidente Hugo Chávez envía a Colombia a oficiales de las fuerzas armadas a negociar casos de secuestros de venezolanos en manos de las FARC o del ELN y allí las bandas terroristas colombianas, por las cuáles el presidente venezolano sentía marcada simpatía, les explican que el “gran negocio” no son los secuestros sino el tráfico de cocaína, que para ese momento la FARC comenzaba a dominar en Colombia y que obtener vía franca a través de Venezuela sería una jugada estratégica determinante para mantener el financiamiento del conflicto interno en Colombia, causar mayor daño a la sociedad consumista y drogadicta norteamericana y de paso, les dejaría a estos oficiales unos cuantiosos porcentajes de cientos de miles de dólares para su usufructo personal.

Desde la primera presidencia de Hugo Chávez, rompiendo los juramentos y principios más elementales, los diferentes y sucesivos jefes de lo que se llama el Alto Mando Militar permitieron y aceptaron la entrada al país e intromisión de asesores y oficiales cubanos para establecer la nueva doctrina militar y dirigir operaciones de inteligencia; así como el establecimiento de destacamentos armados de las FARC colombiana en territorio nacional. A partir de los acuerdos de paz firmados en La Habana, la FARC ha sido reemplazada por destacamentos del ELN, a los que el régimen de Nicolás Maduro le ha entregado el control de territorios en el estado Bolívar y otras zonas del país.

A raíz del llamado a las armas de una minoría de las FARC que denuncia el proceso de Paz, dado a conocer el 30 de agosto pasado y liderizado por Iván Márquez, el reagrupamiento de este grupo armado junto con el ELN, en territorio venezolano y contando con el abierto apoyo del gobierno de Nicolás Maduro. Para los oficiales de las fuerzas armadas, aceptar y permitir que en su territorio operen libremente grupos armados de otro país y que además actúen contra la población civil, constituye la peor de las traiciones a los principios y valores castrenses. Pero las dudas atormentan a diario a la oficialidad media y alta de las fuerzas armadas bolivarianas.

-Mi general, hemos confirmado la presencia de irregulares en las inmediaciones de Mapire…

-Está bien, capitán, descanse… Páseme el informe de operaciones y pasado mañana se viene para el comando para que conversemos.

-Pero, mi general, si me autoriza podemos interceptarlos en…

-Ricardito, además de ser mi mejor capitán, eres mi ahijado. Yo le prometí a tu mamá que te iba a cuidar…

-Pero, mi general…

-Te estoy cuidando, Ricardito. Tienes una brillante carrera, un buen porvenir… Yo pasaré el informe a la superioridad y esperamos instrucciones…

-Mi general, estas operaciones hay que hacerlas en caliente.

-Óyeme, Ricardito… A mí me faltan dos años para pasar a retiro, no quiero vainas ni peos… Que decidan en Caracas. Si ellos dicen que no hagamos nada, no hacemos nada. Y esto te lo digo por la confianza y respeto que existe entre nuestras familias… Algún día estos malos tiempos pasarán.

En la Guardia Nacional Bolivariana existe un sistema de corrupción vertical con una escala de sobornos práctica y operativa.
En la Guardia Nacional Bolivariana existe un sistema de corrupción vertical con una escala de sobornos práctica y operativa.

En la Fuerza Armada Nacional Bolivariana coexisten cuatro tipos de oficiales. Una minoría que no alcanza al uno por ciento, que se beneficia de forma desmesurada y casi grotesca, de las actividades criminales, de corrupción o que consiguen a través del abuso de sus privilegios. Otra minoría, de un 10% de oficiales que, si bien no participan del festín criminal, actúan en beneficio propio, son cómplices por omisión, por dejar hacer o mirar hacia otra parte “cumpliendo órdenes”; un 60% lo constituyen oficiales institucionales, que tratan de “pasar agachados”, de cumplir sus tareas sin llamar la atención, de centrarse en la realización profesional, de focalizarse en lo técnico y tratando de no caer en abusos, excesos o ilegalidades esperando que los tiempos cambien, muchos de ellos en la fuerza aérea o la armada; y cerca del 30% restante son oficiales no conscientes, que no se involucran ni les importa lo que ocurra en el país o dentro de su componente y les basta con los beneficios legales que gozan por ser militares.

Pero todos, incluyendo a sus familiares directos, están monitoreados, supervisados y examinados con lupa por la temible Dirección General de Contrainteligencia Militar y los especialistas cubanos, pendiente de la más mínima sospecha para arruinarles la vida.

Sobre este complejo e inestable conglomerado, desde el 2014 manda el ministro de la Defensa, mayor general Vladimir Padrino López, asegurando la represión armada que La Cúpula le requiera, velando para que los diferentes grupos de oficiales puedan saciar sus expectativas, tanto las legales y profesionales, como las criminales y acumulando fortuna personal manejando toda la logística operativa de los cuarteles. En el 2015 a Padrino López le tocaba pasar a retiro, pero ha sido ratificado año tras año por Nicolás Maduro. Un alto Oficial que por razones obvias no quiso revelar su identidad, interrogado sobre el ministro, mantiene un ambiguo razonamiento:

-¿Vladimir Padrino participa en operaciones de narcotráfico?

-¿Mi general Padrino? No, nunca…

-¿Pero, él sabe que altos oficiales están traficando cocaína o gasolina?

-Bueno, sí, positivo, él tiene conocimiento de eso…

-¿Y Padrino no hace nada al respecto?

-No, mi general no hace nada.

-¿Entonces, el ministro Padrino es cómplice de todo eso?

-Bueno, cómplice… Decir cómplice es como decir mucho…

-¿Y entonces cómo lo calificaría usted?

-No sé… Es mi general Padrino.

A partir del año 2002, entre una corrupta alta oficialidad venezolana empieza la danza de los millones. Contaban con el visto bueno presidencial y gozaban de impunidad casi absoluta dentro del territorio venezolano. Pero los oficiales estaban sujetos a una casi obligada rotación anual en los cargos y muy pocos ocupaban funciones determinantes relacionadas con el narcotráfico, como ser jefes de zonas fronterizas, tener a su cargo los radares, las aduanas, el patrullaje marítimo, o los territorios sensibles del Alto Apure.

En esa designación de los cargos jugó un papel importante, en su momento, Diosdado Cabello, cuyos compañeros de promoción habían ascendido en la jerarquía militar. Los altos oficiales corruptos ampliaron sus operaciones, dependiendo del sitio y cargo que les designaran y sumaron a sus actividades ilícitas el contrabando de gasolina hacia Colombia, operación altamente rentable y mucho menos vigilada internacionalmente que el tráfico de cocaína.

Por otra parte, para consolidar el apoyo militar a su gobierno, al llegar a la presidencia, Nicolás Maduro comienza a ceder más y más áreas ejecutivas al estamento militar. Todo el aparato de seguridad del Estado, desde el año 2013 hasta el presente, está en manos de altos oficiales activos; un conglomerado de más de 20 empresas estatales pasan a ser dirigidas por altos oficiales. En Venezuela hay cerca de 2.000 oficiales con jerarquía de general o almirante, cuando por ejemplo en los Estados Unidos son 900 y en China, con el ejercito más numeroso del mundo, sólo 190.

Además de participar en casi todas las estructuras de la Administración Pública, a raíz de la sentencia 1.421 del Tribunal Supremo de Justicia dictada en el 2016, las empresas del Estado no pueden ser controladas o fiscalizadas por la Contraloría General de La República ni por ninguna otra institución, otorgando así una puerta abierta a la corrupción e impunidad.

En el 2016, luego de la derrota oficialista ocurrida en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, La Cúpula tenía que neutralizar rápidamente a la opositora Asamblea Nacional, tomando medidas claramente ajenas al orden constitucional, pero que fueran aceptadas por el estamento militar. Esto se logra entregando a “los militares” dos nuevas y jugosas áreas de negocio: el llamado Arco Minero y el control de los alimentos. En paralelo al manejo legal, surgen o se potencian en el campo minero decenas de cooperativas explotaciones ilegales de oro, diamantes, coltán y otros minerales preciosos en el Sur del país; y en el campo de los alimentos se designa a un general para que maneja a cada uno de los rubros de importación o producción: los pollos, los huevos, la carne, la harina, las patatas, los tomates, el plátano…

En Venezuela miles de personas hurgan las bolsas de basura buscando algo de comer, niños mueren por desnutrición, pero en algunos supermercados o “bodegones de delicatesses” exhiben cualquier producto importado y lo venden a tres o cuatro veces su precio internacional; y por lo general, éste reducido pero muy rentable mercado lo manejan militares o comerciantes asociados con ellos.

En noviembre de 2017, para consolidar su Poder, el mal llamado Cartel de Los Soles recibe también la dirección de la estatal PDVSA. Si bien no se puede hablar de “un cartel” dentro del componente militar y a niveles jerárquicos inferiores existen serias diferencias y múltiples tendencias en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y los suboficiales y la tropa simplemente obedecen. El Alto Mando, es decir, la máxima jerarquía militar juega en comunión de intereses con “La Cúpula.”

El Alto Mando militar actualmente está integrado por:

General en Jefe Vladimir Padrino López, Ministro de la Defensa.

Almirante Remigio Ceballos Ichaso, comandante del CEO-FANB desde junio de 2017.

Mayor General Fabio Enrique Zavarse Pabón, comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana desde el 7 de julio de 2019.

Mayor General Alexis Rodríguez Cabello, comandante del Ejército desde el 7 de julio de 2019.

Almirante en Jefe Guiseppe Alessandro Alessandrello Cimadevilla, comandante de la Armada desde julio de 2018.

Mayor General Pedro Alberto Juliac Lartiguez, comandante de la Aviación desde julio de 2018.

Mayor General Manuel Gregorio Bernal Martínez, comandante de la Milicia desde el 7 de julio de 2019.

El mal llamado Cártel de Los Soles, maneja actualmente, bien sea como operador o por cobrar porcentajes a terceros que las operan, las siguientes actividades ilícitas: Macrotráfico internacional y abastecimiento al microtráfico nacional, contrabando de gasolina, minería irregular, explotación de madera, reventa de productos regulados, tráfico de armas y municiones en el sistema carcelario… Es tal el afán, la desesperación por lucrarse e impunidad permitida, que oficiales de la Guardia Nacional Bolivarianas, convirtieron la represión y el control del orden interno en un nuevo negocio, pidiendo rescate a las familias por los muchachos y estudiantes detenidos en las protestas de calle o manifestaciones ocurridas durante la rebelión de febrero a julio de 2017.

Lee también:  DOCUMENTO | La ONU solo ha recibido el 9% de los fondos solicitados para asistir a migrantes venezolanos

Como reflejo formal del interés compartido con La Cúpula, el ministro de la Defensa General en Jefe Vladimir Padrino López tuvo que arrodillarse, en el sentido exacto de la palabra, ante el anciano dictador Fidel Castro el 5 de septiembre de 2015 en La Habana, en una especie de “unción” o de aceptación de los pactos establecidos.

El “Mal llamado Cartel de Los Soles” es responsable directo de las muertes cometidas por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Dirección General de Contra Inteligencia Militar, DGCIM, durante las protestas del 2014 y del 2017; de los mal tratos y torturas cometidas en los centros de detención castrenses y de los ilegales juicios militares ordenados contra civiles.

La Cúpula y el “Mal llamado Cartel de Los Soles” mantienen una relación de interdependencia, se necesitan mutuamente para mantenerse en el Poder, para que no caiga la dictadura de Nicolás Maduro y que la minoría de altos oficiales corruptos que conforman el Alto Mando Militar siga amasando fortunas. Ambos saben que si se debilita aún más y cae el régimen, el futuro personal de cada uno de ellos será la cárcel, el exilio en un inhóspito país o vivir escondido el resto de sus vidas.

¿Por qué se fue de Venezuela la comisión que dejó Bachelet tras su visita e informe? #8Ago

 

Nada fácil ha sido para Michelle Bachelet el caso venezolano. Atacada con dureza por los sectores que polarizan en el país. Por una parte, chavistas gubernamentales la señalaron de mentir en el informe; por otra, opositores la culparon de blandengue y comunista. Pero la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos no se ha dejado arrastrar por las críticas e instaló una comisión de dos técnicos para que continúen el trabajo de su oficina. Así lo reseña Infobae.

Por Sebastiana Barráez / Infobae.

Me iré de Caracas esta noche, pero se quedará una presencia de mi oficina en el país por primera vez“, anunció la noche del viernes 21 de junio antes de abordar el avión, luego de tres días de estar en Venezuela.

Así se quedaron en el país los oficiales Carlos de la Torre y Sara Nuero Escobar, que trabajarían principalmente en la sede del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en Caracas.

Precavida, Bachelet dijo que el Gobierno de Maduro aceptó que su equipo ingrese y tenga “acceso pleno a los centros de detención para poder monitorear las condiciones de detención y hablar confidencialmente con los privados de libertad”.

Michelle Bachelet fue recibida por Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores (EFE)
Michelle Bachelet fue recibida por Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores (EFE)

 

Pero aún la Alta Comisionada no se había subido al avión cuando funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) estaban deteniendo y torturando a un grupo de militares, entre quienes se encontraba el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien días después fue llevado al Tribunal Militar, fuertemente golpeado, suplicando auxilio y muriendo pocas horas después.

No sólo es que no hubo una explicación seria por parte del Gobierno ni una investigación con la que el Ministerio Público realmente buscara hacer justicia, sino que en la Dgcim se burlaron de los funcionarios que dejó Bachelet y jamás les permitieron acceso a los tenebrosos sótanos.

Fueron varias las peticiones que hizo la Comisión para que el Gobierno cumpliera la promesa que Nicolás Maduro le hiciera a Bachelet del “acceso pleno a los centros de detención” y reiteraron varias veces el interés que tenían en entrevistarse con militares como el capitán de Navío Luis Humberto De La Sotta Quiroga y el comandante del Ejército Igbert Marín Chaparro. Una y otra vez, la respuesta fue la misma: “Estamos esperando autorización”.¿

Esos dos oficiales están en la lista de varios militares y civiles a quienes no les han permitido ver a sus familiares. En el caso de Marín Chaparro no se sabe nada desde hace tres meses y una semana. No hay respuesta alguna aún cuando su esposa, hijos, padres y abogados han pedido fe de vida.

En el caso de los oficiales De La Sotta y Ruperto Molina, así como del civil Carlos Marrón, tampoco les permiten visitas desde hace más de un mes. Pero hay otros que permanecen en los sótanos incomunicados desde hace más de un año.

Dónde están

Los dos funcionarios Carlos de la Torre y Sara Nuero Escobar, que dejó Bachelet en el país, empezaron a recibir muchas presiones porque familiares de los detenidos les exigían respuesta y actuación.

La muerte atroz del capitán de corbeta Acosta Arévalo se convertía en la prueba más fehaciente de que se tortura en Venezuela. Se sabía que eso sucedía, lo habían dicho muchas víctimas, otras nunca podrán decirlo y algunos sencillamente se fueron del país, pero esta vez no hubo cómo ocultarlo, no podía usarse la excusa del suicidio como con Fernando Albán, El Aviador o el sargento segundo Luis Armando Monsalve Estaba, o por enfermedad o causas naturales.

Desde todos los rincones del país y el mundo se oyeron gritos de indignación. El temor se apoderó de muchos familiares de los detenidos en Dgcim y Sebin, quienes acudían ante los funcionarios de Bachelet en busca de respuestas, que no tenían más que la promesa del Gobierno.

Juan Guaidó se reunió con Michelle Bachelet el viernes 21 de junio en Caracas
Juan Guaidó se reunió con Michelle Bachelet el viernes 21 de junio en Caracas

 

Cuando se hizo público el lapidario Informe de la Alta Comisionada, la situación de la comisión pasó a ser de ignorada a señalada. Ya era vox populi que sobre De La Torre y Nuero Escobar corrían la amenaza de ser expulsados del país.

No ha explicado Michelle Bachelet que pasó con su comisión en Venezuela, por qué ya no están en el país con la excusa absurda de que uno salió de vacaciones y otro por asuntos personales, cómo es lo que han manifestado a quienes han insistido en pedirles acciones ante la violación de los derechos humanos en los centros de torturas.

Si tenían vacaciones programadas, ¿cómo es que Bachelet deja a dos funcionarios que se irían a las semanas?

Se desconoce si hay alguna estrategia por parte de la Alta Comisionada que pase por no reconocer la inútil tarea de la comisión que dejó en el país, no por falta de trabajo y talento de los dos técnicos, sino por la presión y los obstáculos por parte del Gobierno y especialmente de los cuerpos de seguridad.

En la oficina de Bachelet en Venezuela ya no están los que representan a la Alta Comisionada.

Con información Infobae.

Trabajadores del Hospital Los Magallanes de Catia, inician huelga de «brazos caídos» ante la falta de insumos #8Ago

Durante la mañana de este jueves 08 de agosto, el personal de mantenimiento del Hospital José Gregorio Hernández, conocido como Los Magallanes de Catia, iniciaron una huelga de «brazos caídos», ante la escasez de insumos para mantener la limpieza en el centro médico.

Uno de los trabajadores, aseguró que tomaron esta decisión porque «desde el mes de septiembre del año pasado no se nos da el situado, el gasto de funcionamiento», agregó además que «la bomba del agua está sumergida a 70 metros desde hace un año y no hay una solución, la misma comunidad se robó los tanques».

Asimismo, detalló que «Las camareras y aseadoras no tienen botas, los uniformes fueron un fracaso, porque los sindicatos patronales vendieron la contratación colectiva y los uniformes», denunció.

Quiénes son los 17 oficiales de la GNB que el chavismo persigue por el levantamiento del #30Abr #14Jun

 

En los cuerpos de inteligencia venezolana y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se ha desplegado una acción de persecución contra un grupo de oficiales que acompañaron a Juan Guiadó en el pronunciamiento que hiciera el 30 de abril en las inmediaciones de la base aérea de La Carlota en Caracas. Así lo reseña infobae.com

El temor por parte del gobierno de Nicolás Maduro es que esos militares ocupaban cargos con personal subalterno sobre los que pudieron haber ejercido influencia y en algunos la simpatía y la intención de imitar acciones de rebelión.

Son 17 oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana que pertenecen a los rangos medios de la institución armada, es decir a los llamados Comacates, por las siglas de sus rangos: Comandantes (Tenientes Coroneles), Mayores, capitanes y tenientes.

El nombre Comacates se hizo famoso a raíz de la intentona golpista que Hugo Chávez lideró junto a otros tres tenientes coroneles en 1992: Francisco Arias Cárdenas, Yoel Acosta Chirinos y Jesús Urdaneta Hernández.

Seis tenientes coroneles

El primero de la lista es el teniente coronel Illich Alberto Sánchez Farías, II promoción Batalla de Maturín y adscrito al comando de Zona 43 de la Guardia Nacional Bolivariana de la Capital. Era comandante del Destacamento Nr 432 en la Asamblea Nacional desde agosto de 2018.

Teniente Coronel Ramón Ignacio Zambrano Rivas, II promoción Batalla de Maturín. Desde agosto de 2018 era el Comandante de la Unidad Especial de Seguridad en Paracotos del Comando de Zona 43 de la GNB.

Otro oficial de la II promoción Batalla de Maturín es el teniente coronel Rafael Pablo Soto Manzanares, quien desde el 21 de marzo de 2018 estaba de Comisión en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Teniente Coronel Nelson Horacio Morantes González, de la II promoción Batalla de Maturín, era el Jefe de la División de Alistados de la Dirección de Personal de la GNB desde el 25 de febrero de 2019.

Arturo José Gomes Morantes es un Teniente Coronel de la promoción II Batalla de Maturín y era el Jefe de la División de Gestión Financiera de la GNB desde el 15 de enero de 2019, según oficio Nr. CG-DR-15511.

Desde el 21 de marzo de 2019, el Teniente Coronel José Ramón Piñero Rivero, II promoción Batalla de Maturín, ocupaba el cargo de Comandante de Destacamento Nr. 434 del Comando de Zonal de la GNB en el Distrito Capital.

Tres mayores

El Mayor Carlos Alberto Marcano Vásquez, II promoción Batalla de Maturín, se encontraba privado de libertad en la plaza del Cuartel General de la Guardia Nacional.

El Mayor Juven José Sequea Torres, de la promoción Batalla El Juncal, desde el 25 de septiembre de 2018 era el Comandante del Destacamento de Seguridad Urbana Tazón del Comando de Zona 43 de la Guardia Nacional en el Distrito Capital.

Mayor Juvenal Sequea Torres, también de la promoción Batalla El Juncal, desde el 22 de agosto de 2018 era el Comandante del Destacamento de los Comandos Rurales Nr. 519 Morichal del Comando de Zona 51 de la Guardia Nacional en el estado Monagas.

Soldados que apoyan al presidente interino Juan Guaidó se posicionaron frente a la base de La Carlota en Caracas el 30 de abril de 2019

 

Cuatro capitanes

El capitán Henry José Rivas Pérez, de la promoción 4 de Febrero, era el Comandante de la 2da Compañía del Destacamento 232 Poderes Públicos en el Distrito Capital desde septiembre 2018.

El capitán Antonio José Sequea Torres, integrante de la III Promoción Batalla de Ayacucho, estaba de comisión en el Sebin.

El capitán Francisco Betancourt Maldonado, promoción 4 de Febrero, Comandante de la 3ERA Compañía del Destacamento Nr. 432 Poderes Públicos en el Comando de Zona en el Distrito Capital desde el 22 de mayo 2017.

Capitán Ricardo Alfredo Rojas Machado, de la promoción G/J José Félix Ribas, era el Jefe del Servicio de Oftalmología de la Policlínica Cabisoguarnac, desde febrero de 2018.

Juan Guaidó conversa con uno de los que se levantó contra el régimen el 30 de abril (REUTERS/Manaure Quintero)

 

Cuatro tenientes

Teniente William Makey Pérez Rojas, promoción Centenario de Campaña del Centro, desde agosto de 2018 era el comandante de la 1ERA Compañía del Destacamento Nr. 432 Poderes Públicos del Comando de Zona 43 en la Capital.

Teniente Ingrid Montoya Pineda, promoción G/D Alejandro Petión Bicentenario de la Expedición de Los Cayos, era el Jefe de la Sección de personal del Destacamento Nr. 432 Poderes Públicos en el Distrito Capital, desde 11 de agosto de 2018.

La teniente Shaquira Betania Pérez Gudiño, de la promoción Bicentenario del Natalicio del General del Pueblo Soberano G/J Ezequiel Zamora, desde agosto de 2017 era fisioterapeuta en el Destacamento Nr. 432 Poderes Públicos, del Comando de Zona 43, en el Distrito Capital.

El teniente Rafael Antonio Villafranca López pertenece a la promoción Bicentenario del Natalicio del General del Pueblo Soberano G/J Ezequiel Zamora y era auxiliar de la IERA Compañía del Destacamento Nr. 432 Poderes Públicos del Comando de Zona 43 de la GNB desde agosto de 2017.

Venezolanos duermen hasta en el piso, en espera de un cupo de autobús que los lleve a Perú #12Jun @traffiCARACAS

 

Varios venezolanos que arribaron al puente internacional de Rumichaca, en Ecuador en las últimas 48 horas deben esperar para acogerse a los beneficios del corredor humanitario que oferta transporte directo gratuito hacia la frontera con el Perú, publica El Universo.

La alta demanda que se registra por estos días debido al gran flujo de migrantes, que cuentan las horas para llegar a Perú antes del sábado 15 de junio, fecha en la que exigirá pasaporte y visa, obliga a los viajeros a dormir a la intemperie, hasta lograr un cupo.

Richard Romero, quien llegó desde Yaracuy (Venezuela) caminando con su pareja, comenta que debió dormir en el piso de la plazoleta adjunta a la Casa de Aduanas, en Rumichaca, debido a que los dormitorios portátiles y carpas estuvieron copados.

La Organización Internacional para los Migrantes (OIM), encargada de financiar y coordinar este sistema de movilidad desde octubre del año anterior, incrementó el número de buses desde el pasado viernes para suplir el significativo número de solicitudes.

Los funcionarios de la OIM reconocen que aumentó el número de peticionarios por estos días, razón por la que hacen esfuerzos para satisfacer el pedido de los desesperados viajeros que esperan impacientes la hora señalada para partir.

Los grupos prioritarios y en situación de vulnerabilidad son asistidos y privilegiados por este programa, que despacha diariamente entre cinco y seis buses, con 200 y 240 pasajeros, después de las 18:30.

Los favorecidos deben llenar una ficha antes del viaje en la que consta el estatus migratorio regular; es decir que cuenten con cédula o pasaporte, que son los únicos requisitos que son verificados por elementos de Migración.

Los buses desde Rumichaca hasta Huaquillas son custodiados por patrulleros de la Policía que les brindan seguridad. El Programa Mundial de Alimentos les entrega un kit de alimentos que contiene atún, avena, agua, una fruta, entre otros, para aguantar las 17 horas de viaje.

La aglomeración de personas por estos días es evidente en el lado ecuatoriano, donde los viajeros forzados por la situación venezolana aprovechan los servicios de llamadas y cargas de celulares que brinda la Cruz Roja Internacional.

Fernando Villarroel, administrador de la terminal terrestre de Tulcán, explica que existe un convenio entre la OIM y dos operadoras de transporte interprovincial (Tax Gacela y San Cristóbal) para movilizar a los emigrantes.

Daniela Merchán, quien arribó cansada hasta el ducto binacional, espera ser seleccionada para desplazarse hasta Huaquillas y de allí cruzar todo el Perú y dirigirse a Santiago de Chile, donde la esperan sus hermanas.

Un pasaje entre Tulcán y Huaquillas tiene un costo de 25 dólares, valor que es subsidiado por este organismo internacional que se ha unido a varias ONG que trabajan en la frontera norte para mitigar el sufrimiento de centenares de migrantes que van en un 85% a Perú y Chile.

Cifras de Acnur indican que los refugiados y migrantes de Venezuela, que atraviesa una fuerte crisis económica y una alta inflación, llegan a los cuatro millones. (I)

Cifras

Llegados

La mayoría de venezolanos que buscan entrar por Rumichaca están de paso hacia Perú y Chile. No todos se quedan en Ecuador. Según cifras de Acnur, en el país hay 266.000 venezolanos.

Ventas

Hay familias que pernoctan en Quito y Guayaquil vendiendo caramelos o pidiendo dinero para continuar sus viajes a países vecinos.

Con información de El Universo.

La gasolina cobra valor en dólares entre los revendedores venezolanos #12Jun @traffiCARACAS

 

La reventa de la gasolina en Venezuela, la más barata del mundo, es una práctica común desde hace más de un año en las zonas fronterizas del país petrolero, pero desde hace semanas, cuando comenzó a recrudecerse la escasez de combustible, sus revendedores han comenzado a cobrar en dólares.

Efe constató cómo en zonas de la ciudad de Maracaibo, la capital del estado fronterizo de Zulia, algunos revendedores piden hasta 12 dólares por 20 litros de gasolina, lo que supone un abismo con el precio oficial del combustible en Venezuela, según el cual se pueden llenar los tanques de 700 vehículos medianos con 1 dólar.

Un litro de gasolina cuesta apenas 0,00001 bolívares. Su precio quedó establecido así, tras la reconversión monetaria de agosto pasado que le quitó cinco ceros a la moneda local.

En este momento, los venezolanos pagan con el billete que tengan a la mano, pues los de menor denominación 2, 5 y 10 bolívares, cualquiera suficiente para pagar combustible durante un año, prácticamente están fuera de circulación.

“Los cinco litros, normalmente, vienen saliendo en 2 dólares o 3 dólares, y en bolívar es muy difícil que se esté manejando en este país pues”, dijo a Efe David Herrera, quien revende la gasolina en la zona norte de Maracaibo.

Herrera forma parte de un grupo de revendedores, conocidos popularmente como “pimpineros”, que arguyen las necesidades propias de la crisis como la razón para seguir en este negocio, puesto que no pueden realizar sus actividades ordinarias debido al racionamiento eléctrico que aplica el Gobierno desde hace meses en esa región limítrofe con Colombia.

“Nosotros recompramos la gasolina a los revendedores y nosotros la revendemos, o sea somos revendedores de los revendedores”, explicó al ser consultado sobre cómo consigue el combustible.

Sin embargo, otro “pimpinero”, que prefirió no identificarse, señaló que compra la gasolina a funcionarios militares.

En varios estados de Venezuela, un ciudadano puede pasar hoy más de un día en cola para repostar gasolina.

Al racionamiento del suministro se le han añadido más restricciones, pues según varias personas consultadas por Efe en Maracaibo, en las gasolineras formales solo les permiten llenar 30 litros, después de pasar unas 12 ó 16 horas en fila.

Hay quienes aseguran desconocer las causas del racionamiento de gasolina, como Roberto Nava, quien señala: “no tenemos prensa, nada. No nos enteramos de lo que pasa porque tampoco hay luz”.

Nava, que se encontraba en una fila en una estación de servicio desde la noche del lunes, manifestó que la dosis de combustible que le permiten llevar puede alcanzarle apenas para dos días.

Por otra parte, José Barrios dijo no estar dispuesto a pasar horas en una fila para cargar su vehículo de combustible, pues él además de contar con las posibilidades económicas, señaló que su tiempo es “muy valioso”.

Lee también: Los venezolanos temen a la Policía más que a los delincuentes

“Es imposible que en un país como estamos actualmente, que lo que necesitamos es trabajar, trabajar y trabajar, los venezolanos actualmente pasemos más de 8 o 10 horas en fila por gasolina”, aseguró Barrios, quien paga 60 dólares mensuales para repostar.

La práctica del cobro de la gasolina en dólares ya se ha extendido a otros estados, especialmente aquellos que son fronterizos.

Expertos petroleros han asegurado que la caída de la refinación y el desplome de la extracción de hidrocarburos son las causas de la escasez de gasolina en el país, pero el Gobierno de Nicolás Maduro afirma que se debe a las sanciones que Estados Unidos impuso contra la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Trabajadores de Pdvsa aseguraron el pasado 6 de junio que Venezuela cuenta con gasolina para un mes.